Bengals a la caza del reencuentro con su estilo

Los Cincinnati Bengals parecen estar en camino a reencontrarse con el estilo de juego que mostraron durante las dos últimas temporadas

Por Especialistas del Deporte

NFL Cincinnati Arizona 1000-750

La victoria era la prioridad, pero la forma le vino muy bien a la percepción del futuro del equipo de cara al resto de la campaña.

Los Cincinnati Bengals parecen estar en camino a reencontrarse con el estilo de juego que mostraron durante las dos últimas temporadas.

Mucho se podrá decir acerca de los inicios “lentos” que ha tenido el equipo en las temporadas en las que han alcanzado el Super Tazón y la Final de Conferencia, respectivamente, sin embargo, estos erráticos comienzos no habían estado relacionados con el estado de salud del pistón del equipo: el mariscal Joe Burrow.

El partido del pasado domingo contra Arizona significó muchas cosas no sólo para el equipo, sino sus aficionados, que si bien, sabían que el errático funcionamiento del equipo tenía nombre y apellido, también significaba mantener vivas las esperanzas del equipo para buscar un lugar en la postemporada, aún mientras estamos situados en el primer tercio de la campaña.

La victoria era la prioridad, pero la forma le vino muy bien a la percepción del futuro del equipo, mostrando un estilo de juego más variado, a un Joe Burrow más móvil y con mayor aportación del juego terrestre en lo que a toques se refiere, un conjunto de situaciones que le venían faltando al equipo y que comenzaba a ser una constante.

Si bien el rival no representaba un alto grado de peligrosidad, al nivel que jugaron los pupilos de Zac Taylor durante las primeras cuatro semanas, daba lugar a pensar que los Cardenales podrían ser un rival que podía complicarse. No sólo porque ya le habían ganado a Cowboys en semanas anteriores, sino porque incluso en los partidos en los que han salido derrotados, han sabido vender cara la derrota, en oposición a la narrativa con la que se les planteó al inicio de la temporada, como uno de los serios candidatos a hacer “tanking” para llevarse la primera selección colegial.

Las 317 yardas de Joe Burrow fueron una confirmación de lo dicho por el mismo mariscal en la semana, cuando aseveró que su pantorrilla parecía sentirse muy cerca de la normalidad, justo en el momento en que las voces alrededor del equipo, incluido este espacio, clamaban por un descanso más prolongado a fin de tenerlo bien de una vez por todas, sin embargo, en esta ocasión, la evidencia le da la razón al joven mariscal y a su entrenador, que insistieron desde el primer día en que el número nueve seguiría en los controles de la ofensiva.

Otra nota de alegría fue la marca de la franquicia establecida por el receptor Ja’Marr Chase, quien venía también insistiendo semanas atrás en la necesidad de involucrarlo más activamente en el plan de juego, situación que a la postre le representó conseguir 15 recepciones en el juego, rompiendo la marca conseguida por Carl Pickens en 1998, y que al unirla con las tres anotaciones marcadas en el encuentro, se puso en el “cuadro de honor” de los receptores históricos, entre los que se encuentran colosos de la categoría de Steve Largent y Jerry Rice.

Sin embargo, a pesar de que la mayoría fueron sonrisas, también existieron elementos en el partido que aún representan áreas de oportunidad para el futuro de la campaña: el tackleo sigue mostrando deficiencias, y a pesar de que la defensiva provocó intercambios de balón y valiosas capturas, el permitir jugadas explosivas de manera frecuente será un lujo que no se podrá dar frente a equipos de mayor categoría, como los 49ers o los Bills que vienen justo después del descanso.

Ahora Cincinnati prepara otro importante duelo contra los Seattle Seahawks, que buscarán sofocar a una línea ofensiva que sin ser el eslabón más débil del equipo, tampoco ha lucido como una de las mejores cinco de la liga, en disonancia con lo que la franquicia está pagando en este momento a jugadores que por momentos lucen dominantes, y en otros ponen en situación de riesgo a su mariscal de manera inocente, cayendo en esquemas de señuelos y trampas que hasta ahora no han sabido resolver.

El equipo de Pete Carroll consiguió 11 capturas de mariscal en su última aparición frente a los New York Giants, y aunque la comparación es injusta ante un equipo de la Gran Manzana que aún no ha mostrado nada más que serios problemas de comunicación y ejecución, es un hecho que los Seahawks buscarán asediar a Joe Burrow en su planteamiento inicial, poniendo a prueba su movilidad y su respuesta al blitz, situación que deberá cuidar Cincinnati si quiere dar una buena exhibición frente a su gente.

El partido de este domingo por la mañana en Paycor Stadium será el último que jueguen los Bengals antes del descanso, y será fundamental seguir en el camino de reencontrarse con el estilo de juego que los convirtió en el llamativo equipo de las últimas dos temporadas, si es que quieren permanecer en la pelea, especialmente con el “paquete” que les espera de regreso del bye.

Twitter: @orson_ge

CONTENIDO RELACIONADO