Tom Brady elogia Belichick y comparte lecciones de liderazgo en México

Tom Brady expresó su gratitud hacia su antiguo coach Bill Belichick. Brady afirmó que la dureza y la disciplina fueron cruciales en su camino

Por Especialistas del Deporte

NFL Tom Brady 1000-750

El legendario Tom Brady, considerado una de las luminarias indiscutibles de la NFL, hizo una aparición estelar en México esta semana, donde compartió valiosas perspectivas sobre su carrera y las lecciones de liderazgo que lo llevaron a convertirse en el máximo ganador de Super Bowls en la historia de la NFL.

Durante su visita a tierras mexicanas, el quarterback que ha levantado el trofeo del Super Bowl en siete ocasiones, seis de ellas con los New England Patriots y una más con los Tampa Bay Buccaneers, expresó su gratitud hacia su antiguo entrenador, Bill Belichick. Brady afirmó que la dureza y la disciplina impuestas por Belichick fueron cruciales en su camino hacia la grandeza.

«Estoy orgulloso del coach Belichick. Sin él, no hubiera sido lo que soy. Fue un entrenador rudo que nos enseñó qué debíamos hacer. Nos decía: ‘No esperen una palmada por hacer su trabajo’. Él no quería que yo fuera del promedio, sino alguien por encima del promedio», explicó Brady, quien desempeñó su destreza durante dos décadas bajo la tutela de Belichick.

El ganador de siete anillos se encontraba en México como el invitado de honor en el evento EXMA 2023, una cumbre que congrega a figuras destacadas del ámbito empresarial y deportivo para compartir su sabiduría sobre liderazgo con jóvenes emprendedores.

Brady no escatimó al hablar sobre la actitud de las nuevas generaciones y cómo encaran la presión y las expectativas. En su opinión, el principal obstáculo para triunfar radica en la capacidad de lidiar con la exigencia.

«Hoy en día, no quieren que el entrenador les exija, quieren que les diga: ‘Eres bueno’. Eso no funciona. Te tienen que presionar para ser el mejor, y tú, a su vez, debes presionar a los que tienes al lado para hacer lo mismo. No sabes si vas a ganar o perder, pero al menos estás seguro de que vas a dar lo mejor de ti», subrayó.

Brady también compartió su feroz ética de trabajo y determinación que lo impulsaron a lo largo de sus 23 años en la NFL. «Yo no quería brillar un rato, sino perdurar. Todos me querían ganar, y yo les quería ganar a todos. Los Patriots me reclutaron en el lugar 199 del Draft de 2000, un lugar muy lejano, eso me encendió. Quería demostrar a mi equipo que podía confiar en mí».

Sobre el título de «Greatest Of All Times» (El mejor de todos los tiempos) que se le ha otorgado, Brady reveló que no se siente cómodo con esa etiqueta. «La respuesta es no, porque nunca me he sentido mejor que nadie. Nunca diría que fui mejor que muchos jugadores antes de mí. Admiro a muchos, me fijé y estudié a Eli Manning, a Brett Favre, aprendí mucho de ellos y sigo aprendiendo de otros como Aaron Rodgers o Patrick Mahomes«, concluyó.

En un evento que congregó a una audiencia diversa y ávida de sabiduría, Tom Brady dejó una impresión duradera al compartir sus experiencias y conocimientos, recordando a todos que el camino hacia la grandeza es una combinación de trabajo duro, resiliencia y un inquebrantable deseo de superarse a sí mismo. Su legado en la NFL es innegable, y su impacto trasciende las yardas y los touchdowns.

CONTENIDO RELACIONADO