Cincinnati Bengals: El éxodo de la victoria

Cincinnati Bengals escribe su historia de éxito, pero a raíz de la salida de Marvin Lewis quien estuvo más de 15 años al frente

Por Especialistas del Deporte

Getty-Joe-Burrow-1000-750

Por ORSON GE (Twitter: @orsonjpg) 

Los frutos del trabajo realizado por la terna de Zac Taylor, Lou Anarumo y Brian Callahan se notan a distancia. Si bien, su camino como terna de entrenador en jefe y coordinadores respectivamente no siempre ha sido terso, el sufrimiento de los dos primeros años se ha equiparado con un éxito mayor en las últimas dos temporadas.

Tras finalizar apenas con seis victorias, en 2019 y 2020, los cuestionamientos acerca de la capacidad de este equipo de entrenadores comenzaron a aflorar, especialmente en la temporada debut de Joe Burrow, en la que una espantosa lesión de ligamentos en la rodilla dio por terminada su temporada mucho antes de tiempo.

Sin embargo, la historia cambió radicalmente en 2021 y el más reciente 2022, años en los que los esquemas han ido madurando y ahora son las derrotas las que permanecen en digito sencillo; acumulando apenas nueve en las últimas dos temporadas; consiguiendo en ambas el banderín de su división, la AFC Norte y disputando la final de Conferencia en ambos años.

Pocas veces se puede ver un cambio tan radical en el destino de una franquicia de NFL, y este fue el caso de los Cincinnati Bengals, que tras más de tres lustros bajo el mando de Marvin Lewis requerían de un cambio de filosofía que diera el paso adelante para romper la “maldición” que les impedía ganar un partido de postemporada, un lastre que venían cargando por décadas y que finalmente vio su fin cuando los Bengals de Taylor, Anarumo y Callahan vencieran a los Raiders en aquél partido de comodines.

Hasta hace unas semanas, expertos a lo largo y ancho de la liga se preguntaban por qué los nombres de los coordinadores de Cincinnati no sonaban en las discusiones de los próximos estrategas en asumir un rol más protagónico en otras franquicias, siendo claros, la pregunta era por qué ningún equipo estaba anticipando alguna entrevista para convocar a miembros de este staff para un puesto de entrenador en jefe.

Sin embargo, todo parece indicar que se trató de un asunto más de mesura que de cualquier otra cosa, ya que tanto el coordinador ofensivo como el defensivo estuvieron en la mira de los Arizona Cardinals para el puesto de Head Coach, competencia en la que Callahan ya fue descartado, sin embargo, también los Indianápolis Colts han avanzado para hacerse de sus servicios, por lo que en un escenario agridulce, los dos estarían en posibilidades de dejar el equipo para ascender en sus carreras personales.

Pero eso no es todo, incluso Dan Pitcher, entrenador de mariscales, que recientemente fue firmado para continuar el trabajo de su coordinador, en un posible caso de partida, sigue avanzando en entrevistas para convertirse potencialmente en el coordinador ofensivo de los Bucaneros de Tampa Bay, en lo que potencialmente sería un éxodo mayoritario en el staff de coacheo de Zac Taylor, quien tal vez tendría que mirar hacia afuera para completar nuevamente su equipo cercano de estrategas, de cara a una temporada en la que buscará la revancha y volver al Super Tazón que le fue negado este año.

Una situación similar se vivió tras una de las mejores temporadas en la historia de la franquicia, en la que Marvin Lewis tuvo que ver irse a Mike Zimmer y Jay Gruden, quienes fueron bien sustituidos por Paul Guenther y Hue Jackson, sin embargo, nunca alcanzando el éxito de sus predecesores.

Una buena temporada siempre será una dulce tentación para los equipos que salen hambrientos de nuevos coaches en la temporada baja, y Cincinnati no podía ser la excepción. Quienes han seguido a este equipo de cerca bajo la tutela de Taylor y compañía, pueden reconocer el gran trabajo que se ha realizado desde abajo por sus entrenadores, a pesar de los cuestionamientos de las primeras dos temporadas.

Hoy Lou Anarumo es reconocido como una de las mentes defensivas más privilegiadas de la liga, mientras que Brian Callahan no ha desmerecido a la tradición familiar de su padre Brian, quien se hizo de un nombre en los Oakland Raiders de principios del presente siglo.  Ambos, de no irse en las siguientes semanas, seguramente estarán en la discusión permanente de los coordinadores que están en la mira de algún equipo para convertirse en su próximo entrenador en jefe.

Las opiniones son divididas dentro de los aficionados de la franquicia, quienes quisieran verlos materializar el sueño del primer Trofeo Lombardi de la franquicia, de la mano de aquellos que iniciaron el proceso de la transformación del equipo. Veremos si están aquí para verlo hacerse realidad.

Orson Ge (Twitter: @orsonjpg

CONTENIDO RELACIONADO