¿Directores técnicos o funambulistas?

A los directores técnicos le queda como anillo al dedo ser los funambulistas del circo, los equilibristas, los alambristas, los acróbatas

Por Armando Navarro

Liga MX America Jardine 1000-750

El Futbol Nuestro de Cada Día…

Al inicio de cada torneo, se encienden las luces de los reflectores en el circo de tres pistas del futbol, en la pista central están los equipos con sus jugadores, en la segunda se presentan los árbitros y el VAR, y en la pista restante se sitúan los directores técnicos de los diferentes equipos que compiten en el torneo, y los directivos son los dueños del circo.

En el futbol mexicano es el mismo circo, con sus tres pistas y sus artistas, así como también sus dueños del balón.

Los ocupantes de las dos primeras pistas suelen tener, a lo largo de un torneo, o de una función, para mantenernos en el tema circense, una estabilidad mucho mayor que los que actúan en la pista tres, de hecho, la estabilidad de los actores de esta pista depende principalmente de la actuación de los actores de la pista central, y en menor medida de la de los actores de la pista dos.

En el circo de tres pistas del futbol mexicano, como en otros circos también, las tres pistas operan y presentan espectáculos diferentes, pero íntimamente relacionados entre sí.

Frecuentemente pasa que el espectador no sabe hacia dónde ver, y aunque a veces logre captar instantáneas de cada pista, puede que alguna lo seduzca y cautive tanto que se olvide de las demás.

Pero, mientras la actuación de los protagonistas de la pista central sea la que capte mayormente la atención del público, todo irá de maravilla; no obstante, que de repente, en la pista dos ocurriera algo que momentáneamente despertara algún interés inusitado.

Pero si la acción en la pista central no resultara del agrado de la concurrencia, sin importar que esto hubiera sido provocado por algún histrión de la pista dos, seguramente alguna figura de la pista tres deberá pagar las consecuencias de tal disgusto.

Un funámbulo, es una importante e infaltable figura del circo, es el acróbata que realiza ejercicios sobre la cuerda floja o el alambre, despertando la admiración del público por sus extraordinarias habilidades para realizar complicadas suertes al tiempo de mantenerse en equilibrio sobre una superficie tan angosta como inestable.

Por eso el título de esta columna, porque si en verdad el futbol fuera un gran circo de tres pistas, todos sus actores y figuras, incluidos los directivos, podrían representar a un personaje circense; y, sin duda alguna, a los directores técnicos le queda como anillo al dedo ser los funambulistas del circo, los equilibristas, los alambristas, los acróbatas; porque siempre caminan por la cuerda floja, siempre por el alambre.

Su permanencia en el espectáculo, depende no solo de ellos mismos, sino también de lo que sus jugadores, realicen en la pista central, en la cancha; y en no pocas ocasiones, también de lo que se ejecute en la pista dos, y si ninguno de estos logra captar la atención y el aplauso del espectador, éste desviará su interés hacia la pista tres buscando algo que pueda llenar sus expectativas; y si tampoco lo encuentra empezará con los abucheos y la rechifla, que le harán perder la concentración y el paso al equilibrista, cayendo de la cuerda y obligando al dueño del balón a despedirlo.

Cuando arranca un torneo, de la mano de sus jugadores, los técnicos de cada equipo inician una aventura, pero como decía Don Nacho Trelles, “Con las maletas siempre listas”, porque cuando los resultados no se dan, el hilo siempre se revienta por lo más delgado, y siempre es más fácil despedir al técnico y sus auxiliares que a un montón de jugadores, inclusive teniendo las evidencias de que estos han sido los verdaderos responsables del mal paso de un equipo.

Los directivos siempre tienen la esperanza de que, con el arribo de un nuevo mentor, llegue un golpe de timón que enderece el rumbo de la nave, y esta pueda navegar sin mayores contratiempos a puerto seguro, unas veces sucede y en otras se hunde más, pues los marineros son muy malos.

En México, y me atrevería a afirmar qué en casi todo el mundo, el futbol funciona así, cada que inicia un campeonato se tiene la certeza de que varios estrategas verán rodar sus cabezas antes de finalizar la justa, unos más temprano que otros, pero la lista de los que comienzan está condenada a no terminar intacta la competencia.

En muchos casos, anticipar los acontecimientos es muy obvio, pues los antecedentes de algunos preparadores no les ayudan en lo más mínimo, su cese está tan cantado que solo es cuestión de un tiempo corto para que les den las gracias, y abundan muchos casos así.

Llegar al banquillo de un equipo no es tan fácil como pudiera suponerse al ver a algunos personajes que han pasado por diversos cuadros, hay condiciones exigidas por reglamento, que al parecer no son suficientes para evitar que algunos charlatanes sigan sorprendiendo incautos.

Tampoco es fácil encontrar al hombre adecuado para encomendarle el manejo deportivo de un conjunto de futbol, los mejores casi siempre tienen chamba y no están libres, por lo que hay que estudiar muy bien lo que ofrece el mercado para tomar la decisión correcta y no andar después con arrepentimientos. 

Muchos son los llamados y muy pocos los elegidos, porque pocos son los que tienen la experiencia, los conocimientos, la autoridad, en pocas palabras el bagaje necesario y suficiente para ser el líder en el banquillo, que un conjunto necesita para ser un cuadro ganador y con posibilidades de ser campeón, que es lo que todos buscan, pero muy pocos encuentran.

 Por eso, así es de precaria es la vida del funambulista del futbol, caminando siempre por la cuerda floja, si nada lo perturba y los aplausos llegan y crecen, seguirá su camino firme y compartirá el éxito de las tres pistas; pero, si algo no funciona, la cuerda por la que camina puede ser usada para colgarlo en este futbol nuestro de cada día.

                                                           e-mail: anavarrolopez@aol.com           

CONTENIDO RELACIONADO

Este fin de semana fue el preámbulo de la gran actividad futbolera que tendremos en las próximas semanas en el concierto internacional del futbol