Djokovic entre el reto y la duda

Aunque por el momento Novak Djokovic ya entrena en Melbourne, todavía podría ser deportado o sufrir hostilidad de parte de los aficionados

Por Especialistas del Deporte

FB-Djokovic-oficial-1000-750

El tenista número uno del mundo y quien se ha declarado anti vacunas, Novak Djokovic, dijo el miércoles que fue un «error humano» su papeleo de inmigración australiano y se disculpó por romper el aislamiento para una sesión de fotos cuando tuvo COVID-19 el mes pasado.

La estrella serbia de 34 años persigue una victoria récord número 21 de Grand Slam en el Abierto de Australia a partir del lunes, pero podría ser deportado por el gobierno que no está contento con su exención médica de la inoculación.

Djokovic, que no estaba vacunado, estuvo recluido junto a solicitantes de asilo en un hotel de detención de inmigrantes en Melbourne durante varios días antes de que un juez dijera que no era razonable y ordenara su libertad.

Aunque ya ha estado entrenando para el torneo en Melbourne Park, Djokovic aún podría perder su visa nuevamente si el ministro de Inmigración, Alex Hawke, ejerce un poder discrecional.

La causa de Djokovic no se vio favorecida por un error en su declaración de entrada a Australia en la que se marcó la casilla «no» que decía que no había viajado a ningún otro lugar en las dos semanas anteriores.

De hecho, había viajado a España desde Serbia.

«Esto fue enviado por mi equipo de apoyo en mi nombre, como le dije a los funcionarios de inmigración a mi llegada, y mi agente se disculpa sinceramente por el error administrativo», dijo Djokovic en Instagram.

«Este fue un error humano y ciertamente no deliberado. Estamos viviendo tiempos difíciles en una pandemia global y, a veces, estos errores pueden ocurrir». Lee mas

Dar información incorrecta en el formulario conlleva una pena máxima de 12 meses de prisión más una multa y la posible cancelación de la visa. Existe un enojo generalizado entre los australianos, que tienen una tasa de vacunación del 90% entre los adultos.

«No me gusta su arrogancia», dijo un residente de Melbourne, Teyhan Ismain. «Parece que también ha estado diciendo algunas mentiras. Así que creo que probablemente debería volver».

Djokovic se mostró arrepentido por una entrevista y una sesión de fotos para el periódico francés L’Equipe el 18 de diciembre mientras estaba infectado con COVID-19 por segunda vez.

“No quería decepcionar al periodista, pero me aseguré de distanciarme socialmente y usar una máscara, excepto cuando me estaban tomando la fotografía”, dijo. «Esto fue un error de juicio y acepto que debería haber reprogramado este compromiso».

Los «antivacunas» que se oponen a la inoculación han alabado a Djokovic, pero dijo en su publicación que no comentaría más sobre la controversia por respeto a las autoridades australianas.

La visa de Djokovic se canceló inicialmente porque no estaba vacunado y su exención médica, basada en tener COVID el mes pasado, no fue satisfactoria.

Negó los informes de los medios de que también sabía que estaba infectado cuando asistió a un evento de tenis el 17 de diciembre en Belgrado para entregar premios a los niños. Las redes sociales lo mostraron posando con los niños, sin usar una máscara.

“Estaba asintomático y me sentía bien, y no había recibido la notificación de un resultado positivo de PCR hasta después de ese evento”, dijo, y agregó que una prueba rápida de antígenos antes del evento dio negativo.

Sin embargo, en una declaración jurada ante un tribunal australiano, Djokovic dijo que fue diagnosticado el 16 de diciembre, el día anterior.

Los australianos están luchando contra una ola de la variante Omicron y Melbourne ha sufrido uno de los bloqueos más estrictos del mundo.

«Si a un hombre no vacunado con puntos de vista insostenibles sobre la ciencia de la inmunología, que elige mezclarse con niños sin siquiera una máscara un día después de dar positivo a COVID-19, se le permite inexplicablemente competir en un evento deportivo en Melbourne, los poseedores de boletos al Abierto de Australia debería exigir un reembolso inmediato», escribió el Dr. David Edgar al periódico The Age de Melbourne.

También puede haber resentimiento en el vestuario: todos menos tres de los 100 hombres mejor clasificados están vacunados.

Con la sensibilidad aumentada a medida que los gobiernos y los médicos de todo el mundo insisten en que la vacunación es la única forma de salir de la pandemia, la cadena de televisión de mayor audiencia de Australia reveló sin darse cuenta las pasiones detrás de escena.

Dos presentadores de Seven West Media fueron atrapados en una conversación fuera del aire cargada de improperios que condenaba a Djokovic.

Con información de Reuters y agencias.

CONTENIDO RELACIONADO