El Tricolor vuelve a hacer el ridículo

La selección mexicana volvió a hacer el ridículo y perdió dos a cero un partido en un torneo oficial de la CONCACAF; esta vez fue ante su similar de Honduras

Por Armando Navarro

Concacaf Honduras vs Mexico

El Futbol Nuestro de Cada Día

La selección mexicana volvió a hacer el ridículo y perdió dos a cero un partido en un torneo oficial de la CONCACAF; esta vez fue ante su similar de Honduras, en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa de Naciones de la zona concacafquiana, juego también valedero en la búsqueda por un boleto a la Copa América 2024, que por lo pronto quedó en veremos.

La escuadra azteca jugó muy mal contra los catrachos, tanto que no los golearon de milagro, pues mientras los centroamericanos tuvieron varias oportunidades más de engordar el marcador, los mexicanos prácticamente ni inquietaron al guardameta hondureño.

Y lo más preocupante es que el Jimmy Lozano no tuvo respuestas ante el planteamiento ordenado por Reinaldo Rueda, estratega de la H, que le comió el mandado completo, acrecentando enormemente las dudas sobre si Jaime Lozano es realmente el hombre ideal para dirigir los destinos del seleccionado azteca.

Hacía mucho tiempo que no se veía tanta inoperancia de un conjunto nacional mexicano en un juego oficial, fueron un barco a la deriva cuyo capitán no supo enderezar el timón de su nave, Lozano nunca encontró la manera de conducir a su navío a puerto seguro.

El semblante perplejo del Jimmy, cuando la televisión lo captaba, era la más clara muestra del desorden que había en la cancha con sus pupilos, pero sobre todo de su ausencia de ideas para intentar cambiar el rumbo de un partido que se fue complicando cada vez más, hasta terminar en una humillante derrota, no tanto por el marcador, que por cierto resultó corto, sino por la superioridad futbolística con la que Honduras liquidó el partido contra México.

El conjunto azteca careció, como su estratega, de ideas y de un planteamiento claro, nunca se pudo acomodar en la cancha, perdiendo siempre con mucha facilidad el balón; y adoleciendo, por lógica, de profundidad por falta de talento creativo.

Y la reacción del banquillo no llegó porque simple y sencillamente no había respuestas en la mente del atónito estratega azteca, que como si estuviera petrificado, no reaccionaba ante lo que pasaba con su equipo.

Desde la alineación inicial, dejando en la banca al hombre más pensante que tiene en zona de creatividad la oncena tricolor, que es Luis Gerardo Chávez; mandar a Orbelín Pineda como media punta, una posición que no le acomoda, en vez de un jugador natural en ese puesto como Uriel Antuna; así como insistir en alinear a Jesús Gallardo, que medio defiende y es cada vez menos útil para ir al frente; y ni siquiera convocar a Kevin Álvarez; Jaime Lozano arrancó el partido con esos hándicaps en contra, que frente a un estratega tan experimentado como  Reinaldo Rueda, fue dar mucha ventaja.

Es cierto que Honduras ha dado uno de sus mejores partidos en muchos años; y que como todos los seleccionados centroamericanos, frente a México se sublimó y estando en casa jugó a morir; pero todo esto ya lo sabía el Jimmy de antemano, solo que al parecer, se le olvidó a la hora del juego y no tomó las medidas pertinentes, siendo sorprendido por un Rueda que sí hizo la tarea y preparó debidamente el planteamiento estratégico de su conjunto, así como el plano mental de sus jugadores, que no solo salieron a dejar todo en la cancha como era de esperarse, sino que hasta se dieron ciertos lujos en jugadas en las que le pintaron la cara a los aztecas, como en sus dos anotaciones, las que adornaron con un sombrerito sobre el portero verde en la primera, y un túnel sobre un contención rival en la segunda; además de otras jugadas de lujo que humillaron a un conjunto sin ideas futbolísticas y sin actitud ni espíritu como lo fue el tricolor mexicano.  

No sabemos si por fortuna o por mala suerte, pero todavía hay un juego de vuelta en estos cuartos de final del torneo, el que este martes México recibirá a Honduras en el estadio Azteca, y en el que la escuadra nacional mexicana tratará de revertir las posibles consecuencias del pésimo partido brindado el viernes pasado por el representativo tricolor, aunque bajo la tutela de Jaime Lozano Espín no se ve nada claro para el Tri y hay muchas dudas sembradas para la escuadra nacional mexicana en este futbol nuestro de cada día.

                                                           e-mail: anavarrolopez@aol.com           

CONTENIDO RELACIONADO

La novela de Kylian Mbappé y su llegada al Real Madrid parece no tener final, si bien no se agregan muchos capítulos nuevos