El futbol nuestro de cada día: El verdadero nivel del fut mexicano; mareados parados en un ladrillo

México tiene la liga número 26 de mundo y la selección ocupa el ranking 16, pero en la cancha no se refleja, comenta Armando Navarro en su columna

Por Especialistas del Deporte

miseleccionmx-previa-copaoro-1000-750

Por Armando Navarro

La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS por sus siglas en inglés) es la entidad encargada de determinar y promulgar las clasificaciones internacionales relativas al futbol con el reconocimiento de la FIFA, además de otorgar algunos premios internacionales.

Sin embargo, sus criterios son muy cuestionables y hasta pocos claros, escondidos bajo el velo de un método científico de medición que pretende ser objetivo, pero con parámetros arbitrarios de puntuación poco claros; pero que son, de alguna forma, los aceptados por todos quienes forman parte del mundo del futbol, sobre todo por aquellos que son positivamente evaluados en sus rankings o clasificaciones.

Una selección debería ser un fiel retrato del nivel futbolístico de su país, selecciones como Argentina, Brasil, España, Alemania, Francia, por mencionar algunas, responden puntualmente a esta aseveración; pero el futbol tiene mucho de subjetivo, por lo que el nivel de una liga no necesariamente corresponda al de su selección, sobre todo si muchos de sus jugadores juegan fuera de su liga.

La liga mexicana está colocada en el lugar 26 del IFFHS Ranking 2022 de las mejores ligas del mundo, y México está en el 16° puesto a nivel de selecciones; pero cuál es el realmente el nivel de nuestro futbol, en donde estamos parados verdaderamente en el concierto futbolístico internacional.

Hace algunas décadas, México era el mandón del área de CONCACAF; hoy, con toda certeza ya no lo es, pues mientras nuestro balompié se ha estancado, otros países de la zona han evolucionado de manera muy clara.

Las selecciones de Panamá y Jamaica han crecido mucho y hoy están casi a la par de la representación mexicana, a pesar de que su infraestructura deportiva está muy por debajo de la de nuestro país, porque salvo un estadio de más de 30,000 espectadores en cada uno de ellos, todos los demás son de menos de 7,000 en las dos naciones.

Canadá es un caso atípico, sus equipos más importantes juegan en la MLS y cuentan con grandes estadios; pero su liga doméstica es muy pequeña, solo ocho equipos participan en ella, se fundó en 2017 e inició en 2019, pero siendo un país económicamente poderoso cuenta con mucho mejores estadios que las ligas de Jamaica y Panamá.

Como el enorme país que es, Estados Unidos tiene una liga, la MLS, de veintinueve equipos, tres de ellos canadienses, es una liga que se va consolidando cada vez más y que cuenta con una infraestructura impresionante, con grandes estadios compartidos con otros deportes; pero que se va transformando en una estructura especializada con la construcción de estadios exclusivamente para futbol soccer, como le llaman ellos.

Pero de lo que no hay duda es de que sus proyectos de desarrollo han sido bien concebidos y ciertamente mejor implementados, porque el progreso de sus selecciones se muestra en cada partido, no obstante que en el caso de alguno de ellos sus ligas sean muy discretas todavía.

El resto de los países de la zona están igual o peor de estancados que México, y ante ellos generalmente se obtienen resultados positivos, aunque no con la holgura de antaño.

Hoy nos cuesta mucho competir con Estados Unidos y sufrimos mucho para superar a Canadá, Jamaica y Panamá, cuando hace años los goleábamos con facilidad.

La liga mexicana ocupa el lugar 26 de la clasificación de la IFFHS, es el país mejor rankeado de CONCACAF; aunque la selección de México está en el 14° lugar según FIFA; pero todo es muy relativo, por los criterios poco claros que se manejan para establecer tales clasificaciones, y todavía más alejados de la realidad en el terreno de juego, que es donde se deben evidenciar las verdaderas posiciones en el escalafón mundial.

Yo diría que, ni somos tan malos como afirman algunos ni somos tan buenos como aseguran otros; en todo caso lo que ha pasado es que quienes dirigen el futbol mexicano, han privilegiado el aspecto económico por encima del desarrollo deportivo, colocaron al futbol mexicano en una zona de confort que poco a poco ha dejado de ser lo confortable que fue durante muchas décadas.

No se ha trabajado lo suficientemente bien en el desarrollo de los jóvenes, el futbolista mexicano sigue debutando muy tarde en comparación de como lo hacen en otros lados, y su preparación mental va muy por detrás del aspecto meramente deportivo, pueden poseer grandes facultades, pero no saben manejar el éxito, y menos el económico, que cuando les   llega los desubica con mucha facilidad.

Hoy, el futbolista mexicano es colocado con cierta facilidad en el futbol de otras latitudes, muchas veces como si fuera material fuera de serie, cuando su nivel en realidad no le alcanza para competir con futbolistas que van con un mejor bagaje emocional y futbolístico, por eso son tan pocos los que verdaderamente triunfan más allá de nuestras fronteras.

Con muchos de esos jóvenes se conforma la selección nacional, que desafortunadamente sufre un manoseo increíble, recordar que en la era Martino fueron más de 100 convocados a la selección, esa cantidad está totalmente desproporcionada, me explico: en la liga juegan  18 conjuntos, con alrededor de 20 jugadores de primer equipo, 11 titulares y los que van a la banca para cambios, un universo de 360 jugadores; pero no todos elegibles para selección mexicana, pues habría que restarle al menos 136 extranjeros registrados en aquel tiempo,  quedarían entonces 224 jugadores, imposible que el 50% haya sido material de selección.

Los agentes y promotores de futbolistas son necesarios en la actualidad, pero deben estar bien acotados, porque parece existir un contubernio entre algunos de ellos, directivos y hasta periodistas, que no tienen empacho en que se den esas desproporcionadas e injustificadas convocatorias, que sólo inflan a los jugadores por el hecho de haber sido llamados a la selección.

Habría que pensar que a la selección se deberían convocar 25 o 30 jugadores de la liga doméstica y 10 o 15 que militen en el extranjero, 40 o 45 jugadores a lo sumo y desarrollar un proyecto con ese grupo.

Luego, pensar en enfrentar a selecciones de verdadero nivel y olvidarse un poco de los partidos moleros con los que se embauca a los paisanos en territorio americano, que solo sirven para levantar dinero, pero que no dejan mucho provecho en lo futbolístico.

El aspecto económico es muy importante, pero debe ir a la par de un verdadero proyecto deportivo, que desarrolle verdaderamente el futbol mexicano.

Porque si no, nos vamos a estar mareando, parados en un ladrillo, además de seguir pasando penas en este futbol nuestro de cada día.

e-mail: anavarrolopez@aol.com

CONTENIDO RELACIONADO