Jake Browning, una agradable sorpresa

El equipo de Zac Taylor estaba casi descartado al darse a conocer la magnitud de la lesión de su QB titular, sin embargo, aún sigue luchando

Por Orson Ge

Nota Bengals Zach Taylor 1000-750

El equipo de Zac Taylor estaba casi descartado al darse a conocer la magnitud de la lesión de su QB titular, sin embargo, aún sigue luchando por un lugar en postemporada.

Los Bengals lo lograron.

Independientemente del resultado en el torneo, el equipo de Zac Taylor logró algo que tal vez la mayoría no creyó posible: tener un equipo competitivo aún sin contar con Joe Burrow.

El arranque de Browning detrás del centro no prometía demasiado después de una intempestiva entrada contra Baltimore, justo después de la caída de su titular, y tras un juego bastante pobre contra Pittsburgh la semana siguiente. Aún así, el número 6 se ha convertido en el único mariscal de la historia de la liga en ganar dos de sus primeras cuatro salidas como titular en tiempo extra, manteniendo un rating por encima de 80, indicador que le viene muy bien a su head coach en todos sus juegos sin el nueve en los controles.

El estilo de Browning, que lució más en el juego contra Jacksonville, le ha venido bien al sistema de Taylor y Brian Callahan, ya que ha abierto las posibilidades a un juego terrestre que se encontraba en estado crítico y que a través de play action y rollouts ha abierto a los esquemas rivales dando mejores posibilidades a Joe Mixon y al novato Chase Brown de lograr avances interesantes, a los que se agrega un agradable juego de pases pantalla.

La defensiva también ha caminado a un escenario un poco más favorable.

Con un perímetro que jamás había jugado junto, la inclusión de los safeties Nick Scott y Jordan Battle junto a un Daxton Hill en su primer año como titular. Con un Chidobe Awuzie regresando a la titularidad por lesión y con Cam Taylor Britt, quien le suplió más que satisfactoriamente en 2022 como contraparte, la unidad de defensa contra el pase tardó algunas semanas en tomar su ritmo y conocerse más a fondo, siendo este el ajuste que más costó al equipo en la primera parte de la temporada. A tres semanas del final del torneo, Cincinnati crea bastantes entregas de balón, lo que a la postre le ha servido para mantenerse compitiendo en partidos complicados.

Sin embargo, las lesiones siguen acumulándose y son ahora DJ Reader y Ja’Marr Chase quienes tendrán que ausentarse. El primero por lo que queda de la campaña por una lesión de cuadríceps, mientras que el receptor titular sufrió un esguince muscular en uno de sus hombros, situación que lo mantiene siendo evaluado día a día, y es poco probable que se enfrente en el duelo que su equipo tiene en Pittsburgh, en donde están en juego aspiraciones de calificación.

Tal vez estos Bengals no aspiran a llevarse su división ni a recibir partidos de postemporada en casa, sin embargo, luce como uno de los equipos que nadie querría enfrentar en enero. La fiereza con la que han enfrentado sus últimos partidos, encontrando maneras de ganar, incluso cuando el rival cree tenerlos en la lona, hace de este equipo, liderado ahora por un mariscal que salió de la nada, pero que se convirtió en una agradable sorpresa que nadie esperaba en la liga.

En nuestro anterior espacio dijimos que el reto para el entrenador en jefe era la consistencia, y a juzgar por sus últimas tres victorias contra rivales de distintos cortes, podemos decir que sin cantar victoria, corre por buen camino.

Twitter: @orson_ge

CONTENIDO RELACIONADO

El entrenador en jefe de los Bengals deberá echar mano de un mariscal con poca experiencia, sí, pero que también estará rodeado de talentos probados
Mientras lo más notorio del juego en el que Bengals derrotaron a los 49ers en su propia casa, hay otra historia que podría estar pasando desapercibida