Kansas City y Philadelphia listos para verse en el Super Bowl

Kansas City Chiefs dejó en el camino a Cincinnati Bengals y está listo para enfrentar en el Super Bowl a Philadelphia Eagles

Por Especialistas del Deporte

TW-Chiefs-Mahomes-1000-750

Un gol de campo de último minuto hizo que los Kansas City Chiefs vencieran a los Cincinnati Bengals 23-20 en el Campeonato de la AFC y obtuvieran su boleto al Super Bowl el domingo, preparando un enfrentamiento contra los Philadelphia Eagles.

El mariscal de campo Patrick Mahomes sufrió un esguince en la parte alta del tobillo solo unos días antes, pero produjo un sprint heroico para darle a los Chiefs el primer intento con el juego empatado y solo unos segundos restantes en el reloj.

Una llamada de rudeza innecesaria al ala defensiva Joseph Ossai, quien empujó a Mahomes fuera de los límites, puso al pateador Harrison Butker al alcance y los Chiefs se vengaron un año después de que Cincinnati terminara con su camino al Super Bowl.

«El trabajo no ha terminado», dijo el entrenador en jefe Andy Reid a una multitud eufórica de Kansas City. «Tenemos algunas prácticas aquí y luego tenemos que ocuparnos del negocio».

Los Bengals llegaron al helado Kansas City en una racha de 10 victorias consecutivas, pero al principio tuvieron problemas para mantener la calma en medio de los vítores ensordecedores de los fanáticos locales, mientras una implacable defensa de los Chiefs capturó al mariscal de campo de Cincinnati, Joe Burrow, cuatro veces en la primera mitad.

Pero el juego se convirtió en un duelo épico cuando Burrow niveló el marcador con un pase de touchdown de 27 yardas a Tee Higgins en el tercer cuarto y Mahomes tomó represalias, conectando con Marquez Valdes-Scantling en la zona de anotación.

Un touchdown en un pase de dos yardas de Samaje Perine volvió a poner a los Bengals en la contienda, pero a los Chiefs no se les negaría su tercer viaje de cuatro años al Super Bowl.

La victoria preparó un enfrentamiento tentador entre la poderosa ofensiva de los Chiefs y una de las defensas más devastadoras de la liga, luego de que los Eagles derrotaran a los San Francisco 49ers 31-7 en el Campeonato de la NFC el domingo.

Un par de touchdowns terrestres de Miles Sanders ayudaron a los Philadelphia Eagles a lograrlo, luego de que las lesiones afectaran al mariscal de campo de San Francisco, Brock Purdy, y al suplente Josh Johnson.

«Esto es algo con lo que sueñas cuando eres niño», dijo el entrenador en jefe de los Eagles, Nick Sirianni, en comentarios televisados. «Solo poder hacer esto junto con un grupo de hombres que se aman, que se han conectado entre sí, que harían cualquier cosa el uno por el otro, es bastante dulce».

Los Eagles marcaron la pauta temprano, convirtiendo en cuarta oportunidad en la serie inicial con una sensacional atrapada con una mano del receptor DeVonta Smith antes de que el Pro Bowler Sanders avanzara seis yardas hacia la zona de anotación.

La situación fue de mal en peor para San Francisco cuando Purdy abandonó el juego con una lesión en el codo luego de una captura del linebacker de los Eagles, Haason Reddick, durante la primera posesión de los 49ers.

El corredor Christian McCaffrey se abrió paso entre un enjambre de defensores para poner a los Niners en el tablero en el segundo cuarto, pero Sanders recuperó la ventaja de inmediato con un touchdown de 13 yardas.

Johnson, el cuarto mariscal de campo de los Niners después de que las lesiones dejaran fuera de juego a los titulares Jimmy Garoppolo y Trey Lance, soltó el balón al final del segundo cuarto y los Eagles se recuperaron, provocando un escalofrío de desesperación en el equipo visitante cuando Boston Scott corrió hasta la zona final.

Purdy volvió a la competencia después de que Johnson se golpeó la cabeza contra el césped, pero no fue efectivo contra los afilados Eagles, ya que el mariscal de campo Jalen Hurts saltó a la zona de anotación para un touchdown en el tercer cuarto y Jake Elliott hizo un gol de campo de 31 yardas en el cuarto.

«Esta es una ciudad especial», dijo Hurts, de 24 años, antes de dirigir a la multitud eufórica en el Lincoln Financial Field a cantar la canción de lucha de los Eagles, «Fly, Eagles Fly». «Tenemos uno más».

CONTENIDO RELACIONADO