La prueba de fuego para Zac Taylor

El entrenador en jefe de los Bengals deberá echar mano de un mariscal con poca experiencia, sí, pero que también estará rodeado de talentos probados

Por Orson Ge

NFL Bengals Zac Taylor

El entrenador en jefe de los Bengals deberá echar mano de un mariscal con poca experiencia, sí, pero que también estará rodeado de talentos probados en el campo de juego, por lo que debe sacar la casta

Los Cincinnati Bengals vieron materializado su más grande miedo al perder a su mariscal Joe Burrow por el resto de la temporada tras aterrizar apoyando su mano a causa de una tackleada de rutina por parte del ala defensivo Jadeveon Clowney.

Tras el impacto, y la confusión inicial, los de Cincinnati trataron de no dejar caer el espíritu, sin embargo la voluntad no fue suficiente y terminaron por caer ante unos Baltimore Ravens que siguen mostrándose como uno de los equipos más fuertes de la Conferencia Americana.

La entrada en escena del mariscal suplente, Jake Browning no fue del todo mala. El egresado de la Universidad de Washington y que llegó a la liga sin haber sido seleccionado en el draft colegial, ha trabajado su camino hasta el momento en que tiró su primer pase como profesional para estos Bengals, logrando incluso lanzar también su primer pase de anotación al receptor Ja’Marr Chase, en el infructuoso intento de regreso de los Bengals.

Zac Taylor, estratega del equipo, tendrá que recurrir a este mariscal para finalizar la temporada de la mejor manera posible, que aún mantiene posibilidades, aunque remotas, de acceder a la postemporada.

Sin embargo, a pesar del conteo final de ganados y perdidos en la temporada, el momento específico representa en sí mismo la prueba de fuego para el entrenador en jefe, que se ve obligado a comprobar que las buenas notas del equipo en los últimos años no son sólo fruto del talento sobrado de su mariscal de campo, pistón ofensivo y corazón del equipo, sino de la nueva filosofía del equipo y obviamente, de su talento llamando jugadas ofensivas, en lugar de su coordinador Brian Callahan.

Más de una ocasión se ha cuestionado el playcalling de Taylor, por mostrarse demasiado conservador en momentos, e incluso por tener la “cadena muy corta”, manteniendo notoriamente amarrado el juego ofensivo, en el que más de uno opina que debería no sólo incluirse un juego ofensivo más agresivo, sino un esquema más creativo en el momento de diseñar rutas para sus receptores.

Taylor deberá echar mano de un mariscal con poca experiencia, sí, pero que también estará rodeado de talentos en el campo de juego que no sólo están probados, sino que han sido productivos en distintos momentos del equipo. Esos talentos podrán arropar a Browning para esconder, en la medida de lo posible, su falta de experiencia.

Hablamos de jugadores explosivos como el mismo Chase, a quien ya mencionamos antes, de la solidez de Tee Higgins, quien aún debe regresar de su propia lesión, del carácter de Joe Mixon, el liderazgo de Ted Karras, y la protección de Orlando Brown Jr.

Por el otro lado, la defensiva se ve obligada a mostrar la efectividad de otros partidos, distintos a los últimos dos, en los que lucieron extraviados y vulnerables, porque de no ser así, será difícil balancear al equipo para mantenerse peleando en cada juego.

No todo está perdido para los Bengals, como el fatalismo de muchos aficionados pudieron haber sentido de primera reacción. Tal vez las prioridades cambiaron: tal vez ahora se buscará competir en lugar de dominar. Quizás este equipo de Cincinnati no tenga un camino hacia el Super Tazón muy claro, pero pueden ser un rival que se le incomode a cualquiera que se le ponga enfrente.

¿Qué pasa si Taylor no puede mostrar que es capaz de ganar sin Joe Burrow en el emparrillado? Tal vez su trabajo no esté en riesgo inmediatamente, pero nos dará un parámetro para saber de qué está hecho y cuánto podemos esperar de él.

Al tiempo…

Twitter: @Orson_Ge

CONTENIDO RELACIONADO

El equipo de Zac Taylor estaba casi descartado al darse a conocer la magnitud de la lesión de su QB titular, sin embargo, aún sigue luchando
Mientras lo más notorio del juego en el que Bengals derrotaron a los 49ers en su propia casa, hay otra historia que podría estar pasando desapercibida