Mark Cuban vende a los Dallas Mavericks a la Familia Adelson de Las Vegas

Por Especialistas del Deporte

NBA Mavericks Mark Cuban 1000-750

Tras más de dos décadas al mando de los Dallas Mavericks, Mark Cuban ha decidido vender la mayoría de sus acciones a los Adelson, una familia de magnates del juego de Las Vegas. Aunque Cuban continuará liderando el equipo, su sueño faraónico es construir un nuevo pabellón para los Mavs que funcione también como casino.

Cuban, conocido por su carisma y dedicación, transformó a los Mavericks de un equipo mediocre en una franquicia exitosa, logrando su único título en 2011 con Dirk Nowitzki como jugador franquicia. La estrella actual del equipo es Luka Doncic, y el banquillo cuenta con la leyenda Jason Kidd, compañero de Nowitzki en el equipo campeón.

El multimillonario de 65 años adquirió los Mavericks en 2000 por 285 millones de dólares. La valoración actual del equipo oscila entre 3,500 y 3,800 millones, lo que representa un beneficio significativo para Cuban al vender a la familia Adelson.

Los Adelson, propietarios de la multinacional de casinos y resorts Las Vegas Sands Corp., han decidido invertir en los Mavericks. La familia, liderada por Miriam Adelson y su yerno Patrick Dumont, posee una fortuna estimada en 33,000 millones de dólares, ubicándolos entre los propietarios de equipos deportivos más ricos de Estados Unidos.

Si la NBA aprueba la compra, los Adelson adquirirán aproximadamente el 75 % del accionariado, mientras que Cuban retendrá el 25 % restante. Los actuales socios minoritarios, incluida la familia Carter, fundadora de la franquicia, también venderán sus acciones.

Según fuentes locales, el comisionado de la NBA, Adam Silver, ha convocado a los dueños de las 30 franquicias para aprobar la operación el 20 de diciembre. Los Adelson ya cuentan con el visto bueno de la liga, y tienen los recursos necesarios para la transacción, ya que Miriam Adelson recientemente completó la venta de 2,000 millones de dólares en acciones de Las Vegas Sands Corp.

Aunque Cuban no ha explicado públicamente las razones detrás de la venta, este acuerdo peculiar indica que mantiene un interés continuo en los Mavericks, ya que conservará la dirección de las operaciones deportivas. El empresario, conocido por adaptarse a los cambios de negocio, podría estar explorando nuevas oportunidades en un entorno donde los equipos sirven como vehículos para mayores ganancias.

Uno de los proyectos visionarios de Cuban es la construcción de un nuevo pabellón para los Mavericks que también funcione como casino. Aunque este sueño podría enfrentar desafíos, especialmente en Texas, donde el juego no es legal, Cuban y los Adelson podrían llevar adelante esta visión en una nueva era para los Mavericks.

Con esta compra, los Adelson renuncian a fundar una franquicia de la NBA en Las Vegas, un rumor que circulaba ante la posible expansión de la liga a 32 equipos. Con su salida de la ecuación, Las Vegas podría convertirse en el objetivo de otros inversionistas para la creación de un nuevo equipo, abriendo la puerta a futuros desarrollos en la ciudad.

Este cambio de propiedad, además, podría tener implicaciones en el futuro de la NBA, ya que Las Vegas y Seattle se consideran mercados bien posicionados para albergar nuevos equipos en caso de expansión. La venta de los Mavericks representa un hito significativo y deja a la comunidad deportiva anticipando los próximos pasos y desarrollos en la liga.

El futuro de los Mavericks parece estar en manos de la familia Adelson, mientras que Mark Cuban, a pesar de ceder la mayoría de las acciones, permanece arraigado al equipo que ayudó a convertir en un referente de la NBA. La aprobación de la NBA el 20 de diciembre será crucial para determinar el rumbo de esta nueva era para los Dallas Mavericks.

CONTENIDO RELACIONADO