El Futbol Nuestro de Cada Día: México campeón de Copa Oro, y luego qué

México se coronó en Copa Oro y Jimmy Lozano hizo un buen trabajo, pero tampoco es para echar las campana al vuelo, lo analiza Armando Navarro

Por Especialistas del Deporte

GoldCup-SantiGimenez-gol-1000-750

Por ARMANDO NAVARRO

El tricolor azteca se coronó campeón de la Copa Oro de CONCACAF al derrotar por la mínima diferencia de un gol por cero a Panamá, los canaleros resultaron el cuadro complicado que se preveía, porque no cabe duda de que han venido creciendo de manera importante, y si le sumamos que nuestro futbol de selección se ha estancado lastimosamente, pues más problemático resultó el partido.

Mientras el once azteca hacía el gasto y generaba buenas llegadas sin mucho éxito, el cuadro canalero, más precavido, buscaba la sorpresa con veloces contrataques, creando buenas ocasiones de gol, pero también sin frutos.

Hasta que, en un avance del conjunto canalero, vino una contra del Tri dándole una sopa de su propio chocolate a los panameños, con el gol de Santi Giménez.

Campeonato para México que debe recibirse con gusto y celebrarse, al fin y al cabo, se trata de un título internacional oficial y no deja de tener cierta importancia; pero finalmente hay que tomarlo como lo que es, una distinción lograda en un torneo de bajo nivel, como es en realidad la zona de CONCACAF, y celebrarlo sin regodearse demasiado, porque no se debería esperar nada menos en esta región, la que solíamos dominar sin muchos contratiempos en épocas pasadas.

Tampoco se debe convertir al técnico Jaime Lozano en héroe nacional, ni en el salvador de futbol mexicano, porque, a fuerza de ser exigentes, y no se puede ser de otra manera, la realidad es que bajo el mando del Jimmy no se ha visto un cambio real en cuanto al parado táctico, ni tampoco una forma diferente de jugar.

Sí ha habido una mejor actitud y disposición de los jugadores, que sí ha traído resultados un poco más satisfactorios, pero esto se debe más a la vergüenza profesional de los propios jugadores, que parecen estar conscientes de que han quedado mucho a deber a ellos mismos y a su afición, que la verdad los arropa y consiente demasiado.

Lozano fue contratado para dirigir al Tri en la Copa Oro, con el silbatazo final ante Panamá terminó su compromiso, y aunque muchos jilguerillos de la prensa nacional mexicana e inclusive algunos jugadores, se han pronunciado a favor de su permanencia; lo más sensato sería que se siguiera preparando y esperara a estar más maduro, dar tiempo a ser un técnico con mayor personalidad.

Lo que Jaime Lozano ha hecho en estos seis juegos de la Copa Oro no ha sido malo, pero tampoco es nada del otro mundo, seis juegos jugados, cinco victorias y un descalabro; pero más allá de los triunfos, de los meros resultados, habría que decir que solo en tres juegos: los de Honduras, Haití y Jamaica, se ganó sin apuros; otro de manera apretadona contra los ticos; y más apretado aún contra Panamá en la final; el juego que se perdió contra Qatar, invitado al torneo no sé porque, fue tan desastroso como algunas actuaciones de meses atrás, fue un retroceso lamentable.

En otras palabras, aunque haya ganado cinco de seis juegos, para un 83.3% de efectividad, la mitad de los juegos apenas alcanzan un 7 de calificación, dos los pasa de panzazo con 6, incluida la final; y uno super reprobado con 3; apenas daría un 6 de promedio, que no es nada que se pueda presumir, y menos si quieres ostentarte como el “Gigante de la CONCACAF”, etiqueta que tampoco es para alardear.

Jimmy va camino a ser un muy buen técnico, ha logrado cosas interesantes con la selección sub-23, pero en su paso por clubes no ha sido nada bueno, por más que tenga una Supercopa de México con Querétaro; pero creo que todavía no es su tiempo.

Siempre he pensado que el nivel del futbol mexicano, por el tamaño de su liga, su infraestructura y el talento nato de sus jugadores, es de tercera categoría con relación a Europa y de segunda en el concierto americano, y para poder ascender a niveles superiores debemos enfrentar de manera frecuente a selecciones de nivel superior al nuestro.

Los directivos del futbol mexicano deben buscar alternativas al MexTour, no digo que lo desechen, significa una fuente muy buena de ingresos, pero deben subirle el nivel consiguiendo rivales más calificados, para que deje de ser el moletour y sea verdaderamente beneficioso en lo deportivo.

 Que se olviden de esa ridícula idea de celebrar el veinte aniversario del MexTour, mejor piensen en como interesar a rivales como Inglaterra, España, Brasil, Argentina, por ejemplo, para que quieran jugar contra nuestra selección.

Porque para que reivindicar al balompié azteca e impulsarlo a niveles superiores y ser una verdadera potencia hace falta mucho talento y mucho mejor trabajo directivo en este futbol nuestro de cada día.

e-mail: anavarrolopez@aol.com

CONTENIDO RELACIONADO