Ofensiva en Serie – Carlos Cruz

Hoy le dedico la Ofensiva en Serie a Carlos Cruz. Seguramente no lo conocen. Yo tampoco lo conocía hasta que me contactó en Agosto 2022. Carlos falleció ayer de Cáncer en CDMX

Por Especialistas del Deporte

Ofensivaenserie-1000-750

Hoy le dedico la Ofensiva en Serie a Carlos Cruz. Seguramente no lo conocen. Yo tampoco lo conocía hasta que me contactó en Agosto 2022. Carlos falleció ayer de Cáncer en CDMX.

Les comparto nuestra historia.

La primera vez que crucé caminos con Carlos fue en un evento de ESPN. No recuerdo el año. Esa vez nos tomaron una foto. Ese día me tomaron muchas fotos. La verdad es que no lo recordaba, como no recuerdo a las otras personas con las que me retraté ese día. Esta es la foto de ese día.

Carlos trabajó en ventas de publicidad con grupos como El Reforma y en alguna ocasión colaboró, en el mismo rubro, con Toño de Valdés. Por eso tuvo la idea de formar un grupo de talentos para buscar patrocinios. Lo llamó el “Sponsors Dream Team”. Reclutó a Enrique Burak, Ciro Procuna, Pablo Viruega, Tapa Nava, Iván Pirrón, Juan Carlos Vázquez, Javier Trejo Garay, Roberto Abramowitz y a mí.

En la plática cuando me invitó a ser parte del grupo, le pregunté si le interesaría ayudarme a buscar patrocinadores para Especialistas del Deporte. Así empezó una relación, que de primera instancia, era estrictamente de negocios.

A finales de 2022, Carlos empezó a sentir molestias que doctores no podían diagnosticar. Después de ver a diferentes especialistas durante meses, lo diagnosticaron un tumor Canceroso en la garganta en Marzo de este año. Durante semanas, empezó con tratamientos de quimioterapia que no dieron resultados. En Abril e dijeron que el tumor había crecido, y que su condición era terminal. Aparentemente el estudio de patología erró el diagnóstico.

Su situación fue empeorando con el paso del tiempo, pero Carlos decidió luchar por vivir. Fue entonces que decidí escribirle un mensaje diario, acompañado de una foto, para darle ánimo, y también para guiarlo en el camino de Dios. Una compañera de trabajo de Monterrey, en donde Carlos había vivido por meses, también fue fuente de apoyo. Su nombre es Mónica.

Todos los días, después de desayunar, le escribía a Carlos. El tema de los mensajes variaba. A veces eran para regañarlo cuando se ponía negativo, otros para alentarlo en su dura brega, para rezar, o simplemente me preguntaba de mi familia, y yo de la de él. Era soltero, pero me platicaba de su hermana Martha y de sus padres. Era también un apasionado del deporte. Amaba a sus Raiders y a la F1. Hicimos un “bucket list” de actividades que haríamos juntos una vez que se recuperara. Ir al juego Texas vs Oklahoma, que se juega este fin de semana, era una de las opciones consideradas. Otra, pescar en altamar en los Cabos, o simplemente compartir un “caballito” de tequila viendo un atardecer.

Mi meta era darle razones para que siguiera luchando.

Entre mensajes y respuestas, fui conociendo a una persona de gran corazón, sencilla, enamorado de la vida y de su trabajo. Haber formado lo que él llamó el “Dream Team” fue el sueño de su vida, y el proyecto estaba dando frutos. Los colegas del grupo también lo animaban en el chat que Carlos creó entre todos.

Pero el Cáncer siguió su cruel y despiadado camino. El tumor creció y se metastatizó a los huesos con el consiguiente dolor agudo. Después de varios tratamientos, Carlos fue trasladado a Cancerología en CDMX para recibir radiación, que tampoco funcionó, y para mitigar el dolor.

Los mensajes siguieron todos los días, pero Carlos ya no me contestaba cada uno. Poco a poco fueron pasando días entre respuestas hasta que ya dejó de comunicarse. Su papá Enrique, y su amiga Laura, me decían que los leía, pero que ya no podía escribir. Yo seguí escribiendo.

El 24 de Septiembre tuve la oportunidad de ir a CDMX para participar en el “Watch Party” de los Steelers. Esa mañana, mi hermana Rebeca, que había conocido a Carlos en noviembre cuando me representó en un evento al que no pude asistir por un retraso de vuelo de 12 horas, me llevó al área de cuidados paliativos de Cancerología.

Laura me llevó a su cuarto. Carlos dormía, pero ella lo despertó. Había visto fotos recientes de él, por lo que no me sorprendió su condición, pero no dejó de ser triste ver su estado. Nunca olvidaré la sonrisa que esbozó y la emoción que le dio verme. Era, técnicamente, la primera vez que nos conocíamos en persona lo cual fue una mera formalidad, porque a través de todos los mensajes intercambiados lo llegué a conocer mejor que a muchos amigos de muchos años.

Esa mañana Carlos ya no podía hablar, pero con sonidos, miradas y gestos, se comunicaba conmigo. Pudimos rezar juntos. Le dejé mi Rosario. Hablamos de su Raiders y del “bucket list” que teníamos pendientes y que sólo un milagro haría posible.

Ayer lunes, mientras manejaba a Austin después de haber narrado el partido de Steelers vs Texans, recibí una llamada de Martha su hermana para comunicarme que Carlos había perdido una batalla en la que se entregó en cuerpo y alma y que estaba agonizando.

Debido al viaje, no le había podido escribir. Llegando a casa, le mandé el que fue el último WhatsApp. Sabía que no lo vería, así que se lo mandé también a Laura, que en ese momento lo acompañaba en su cuarto de hospital, para que se lo leyera.

Carlos falleció una hora y minutos después. Tenía 47 años.

El mensaje principal era recordarle que era una AFORTUNADO. Pocos sabemos el momento en que partiremos a reunirnos con nuestro CREADOR. Carlos se pudo preparar. Encontró a DIOS y lo acogió en lo más profundo de su corazón. Recibió también hace unos días la Unción de los Enfermos, y pudo decirle a sus padres, amigos y amigas, lo mucho que nos quería y supo también que fue querido.

Esta es una experiencia que nunca voy a olvidar. Me queda el recuerdo de una gran persona, que se ganó su lugar en el CIELO.

Finalmente, la próxima semana regreso a comentar de NFL en este espacio. Para esta semana escucharán mis opiniones en los programas de la NFL de Especialistas del Deporte: Fantasy Especialista, hoy a las 2:30p MX, Punto Extra, miércoles 7:30p MX y La Hora Allegre, viernes 6p MX cuando me acompañará mi querida amiga Kary Correa. Además estaré en tres podcasts.

¡Hasta la próxima!!

CONTENIDO RELACIONADO