Ofensiva en Serie – Preguntas 2007

Como sucede cada año, los cambios de jugadores en la agencia libre, las bajas por el tope salarial y la sangre nueva que trae el draft transforman los equipos de la NFL.

Por Raúl Allegre

NFL-Pats-Deion-Branch 1000 750

En plena temporada baja de la temporada 2007, Raúl Allegre hacía una pausa para responder algunas preguntas de los aficionados de las NFL y hoy te las presentamos en el «archivo» de la OFENSIVA EN SERIE. Pero recuerda que cada semana también realiza el análisis con lo más actual de la NFL en PUNTO EXTRA y los jueves en EL PODCAST de PUNTO EXTRA.

Como sucede cada año, los cambios de jugadores en la agencia libre, las bajas por el tope salarial y la sangre nueva que trae el draft transforman los equipos de la NFL.  En eso pensaba durante mi reciente traslado entre Connecticut, en donde está el corporativo de ESPN y Texas, en donde resido.  A 10,000 metros de altura, sentado en un asiento de enmedio, en un avión repleto de gente, ponderé acerca de ciertos temas.  Estos son algunas de mis reflexiones:

¿Encontrará Nueva Inglaterra por fin, el reemplazo de Deion Branch?

Tan pronto fue canjeado a los Patriotas, la pregunta que predominaba en la prensa era si Randy Moss volvería por sus fueros con el plantel de Bill Belichick y Tom Brady, o si sacaría a relucir sus desplantes de indisciplina.  Para mi la interrogante es si los Patriotas encotrarán al substituto de Deion Branch quien atrapó 21 pases en los dos últimos Super Bowls que ganaron.  La valía de Branch radicaba en su inteligencia para encontrar huecos en las defensivas de zona y su entendimiento con Brady, más que en su velocidad o fortaleza física.  Esa fue la dimensión que perdió la ofensiva de Nueva Inglaterra la temporada pasada, la cual buscan recuperar este año.  Tienen cuatro opciones.

Además de Moss, los Patriotas hicieron otro cambio por Wes Welker con Miami y firmaron a Kelley Washington y Donté Stallworth como agentes libres.  Randy Moss es uno de los receptores más peligrosos corriendo trayectorias profundas, pero nunca se ha distinguido por su habilidad para encontrar huecos por el centro del terreno o correr rutas con disciplina.  Tampoco Tom Brady es el QB más efectivo lanzando profundo, algo que él mismo reconoce.  Tan así, que el año pasado regresó a San Mateo, California a trabajar con Tom Martínez, su coach en la preparatoria, para mejorar su precisión en pases de 30 o más yardas.  Randy Moss ayudará al equipo, y sus números serán mejores que los que tuvo en Oakland, pero no será tan efectivo como lo fue Branch.

Kelley Washington es todavía un misterio porque en Cincinnati estuvo relegado a suplente debido a la presencia de Chad Johnson, T.J. Houshmandzadeh, y Chris Henry.  Donté Stallworth ha dado destellos en Nueva Orleans y Filadelfia, pero nunca ha destacado debido a sus frecuentes lesiones.  El receptor que mejores resultados le dará a Belichick será Welker.  No tendrá gran velocidad o tamaño, pero le sobra inteligencia para diagnosticar defensivas, corre trayectorias precisas y no suelta balones.  Lo veo como receptor interno en formaciones con tres receptores encontrando espacios en las coberturas de zona que son tan prevalentes en la NFL actual.  Eso fue lo que hizo en Texas Tech durante su carrera universitaria y en Miami, cuyos directivos erraron al deshacerse de el.

¿Será mejor Dallas con Wade Phillips?

Los comentarios de los jugadores en los tres equipos que dejó Parcells antes de Dallas, después que se “retirara” como entrenador en jefe, es que un ambiente más relajado por fin los dejaría realizar su potencial en el terreno de juego.  Lo mismo se oye ahora en Dallas.  “El sistema defensivo de Phillips explotará mis habilidades” dijeron tanto DeMarcus Ware como Chris Canty.  “Es un ambiento menos tenso y más agradable”, comentaba Terrell Owens.  “El talento de Roy Williams será utilizado adecuadamente con Phillips”, escribieron varios periodistas que siguen al equipo.  Y esto bien podría ser cierto.  Parcells reconstruyó a un equipo que terminó 5-11 tres años consecutivos y que carecía de talento.  Son posiblemente el equipo más completo en la NFC, pero les faltará dirección y liderazgo.

Con la salida de Parcells, Jerry Jones ha vuelto una vez más a ser el centro de atención en Dallas, usurpando en múltiples ocasiones la autoridad y la credibilidad de Phillips.  Un ejemplo fue su crítica en público de Ray Sherman, entrenador de los receptores, por haber hecho correr a éstos supuestamente sin haber estirado adecuadamente, lo cual propició una lesión en Terry Glenn.  Este tipo de situaciones las maneja un entrenador en jefe internamente, no el dueño a través de la prensa.  Uno como jugador, se percata de que el supuesto líder no es tan líder, y en los momentos álgidos de adversidad se pierde la confianza y se incrementan las dudas. 

Jerry Jones quiere proyectarse como la cara y voz de los Vaqueros en todo tipo de situaciones de personal y de disciplina, cuando este papel le corresponde al entrenador en jefe.  Jones hizo lo mismo cuando salió Jimmy Johnson y ganó un Super Bowl con Barry Switzer, pero esta vez no tiene a tres miembros del Salón de la Fama en su ofensiva, Troy Aikman, Michael Irvin y Emmit Smith, quien ingresará en 2010.  Los Vaqueros carecen de figuras a la ofensiva de esta magnitud y sin dirección de parte de su entrenador, serán un equipo duro, pero no el campeón que ese talento les podría dar.

Hay todavía muchas preguntas interesantes pero el espacio es corto.  Podrían ser temas de futuras columnas, pero ustedes, amables aficionados que me honran leyendo estas columnas las podrían considerar: ¿Cuál de los tres QBs jóvenes del 2006, Vince Young, Matt Leinart, o Jay Cutler, tendrá la mejor temporada?

¿Será este por fin el año en que los “genios” como Bill Billick, Jon Gruden y Norv Turner a la ofensiva, y Marvin Lewis a la defensiva, hacen honor a su adjetivo y esas unidades en sus equipos por fin producen?

¿Cuál es la división más fuerte y cuál la más débil?

¿Cuál adquisición de la agencia libre dará mejores resultados?

¿Quién será el novato del año?

¿Cómo afectará un tercer coordinador ofensivo en tres años el progreso de Alex Smith?

¿Es este por fin el año de Arizona?

¿Podrá ser Rex Grossman un QB consistente y de categoría en la NFL?

¿Llegan los Jets a postemporada o los frenará un calendario difícil?

¿Recuperará Jamal Lewis su lugar entre los corredores élite de la NFL?

¿Será Willis McGahee el complemento que necesita Steve McNair en Baltimore?

¿Fue Nueva Orleans “llamarada de petate” o seguirán en primer plano?

¿Terminará Atlanta con la primera selección del draft 2008?

¿Podrá Indianápolis otra vez sobreponerse a bajas en su defensiva?

¿Será Detroit el caballo negro del 2008?

Hay muchas otras preguntas por considerar, y reflexionar acerca de ellas hace más llevadera las tres semanas de espera antes del arranque de la temporada 2007.

CONTENIDO RELACIONADO

Hace 20 años Raúl Allegre hacía sus pronósticos rumbo a la temporada 2005 y es momento de revisar cuáles eran sus favoritos y que tan acertado estuvo
Terminó la espera.  En las palabras de mi colega Eduardo Varela, en un par de días recibimos el “Año Nuevo”.  La temporada 2016-2017 está a sólo horas de comenzar
Hoy el Pro Football Hall of Fame anunció a NUESTRO Fernando Von Rossum como el ganador del Ralph Hay Pioneer Award. Fernando será reconocido en Canton, Ohio, el 2 de agosto