Ofensiva en Serie – Una yarda

Una yarda, apenas 91.44 centímetros fue lo que impidió a Cincinnati seguir en la pelea en el Super Bowl. LAR sí supo ganar una yarda

Por Raúl Allegre

INGLEWOOD, CALIFORNIA - FEBRUARY 13: Aaron Donald #99 of the Los Angeles Rams sacks Joe Burrow #9 of the Cincinnati Bengals in the fourth quarter during Super Bowl LVI at SoFi Stadium on February 13, 2022 in Inglewood, California. (Photo by Gregory Shamus/Getty Images)

1 yarda = 91.44 cms.

Una yarda no es una distancia larga. Lograr tan sólo una yarda, en la mayoría de las estadísticas de la NFL es considerado un fracaso. Un acarreo de una yarda, un pase de una yarda, un regreso de una yarda son ejemplos.

En lo que se llama “situaciones de juego” (situational football), pelear por una yarda puede representar ganar, o perder un campeonato, o dos. Los campeonatos de Los Ángeles Rams, se pueden definir fácilmente por haber sido el mejor equipo cuando disputaron y ganaron, una pequeña, y en muchas ocasiones despreciada, yarda.

Hablo en plural, campeonatos, porque una yarda también fue decisiva en la victoria contra los 49s de San Francisco en el campeonato de la NFC. Fue la jugada definitoria descrita en la Ofensiva en Serie hace dos semanas.

Seguramente los fans de ambos equipos recuerdan la situación. Los Ángeles Rams había anotado un TD en un pase a Cooper Kupp (¿Quién más?) para reducir un déficit de 10 puntos a sólo tres. San Francisco, cuya ofensiva había sido eficiente a lo largo del encuentro, empezó su primera serie ofensiva del último cuarto.

En la cuarta jugada de esa serie, Elijah Mitchell logró nueve yardas. Era 2ª y UNA YARDA por avanzar.

En esa oportunidad, Eric Weddle, que había sido firmado un par de semanas antes después de dos años de retiro, anticipó un acarreo, penetró la línea de golpeo (LDG) y tackleó a Mitchell para una pérdida de UNA YARDA.

San Francisco no pudo convertir en 3ª oportunidad y Kyle Shanahan optó por despejar. San Francisco no se pudo recuperar anímicamente. Perdieron ocho yardas, incluyendo castigos, y lanzaron una intercepción el resto del partido.

Durante el Super Bowl, la lucha entre Los Ángeles Rams y Cincinnati por UNA MÍSERA YARDA en varias instancias del partido, tuvo un impacto abrumador en la definición del campeonato.

La primera situación se dio al 10:00 del primer cuarto, en la primera serie ofensiva de los Bengalíes, cuando Zac Taylor optó por jugársela en 4ª y UNA YARDA, apenas en territorio de LA. Joe Burrow, quien estuvo bajo presión todo el partido, no pudo completar un pase con Ja’Marr Chase dejando a los Carneros con excelente posición de terreno la cual aprovecharon para anotar seis jugadas después.

Los entrenadores tienen muchas responsabilidades, pero durante un partido, la toma de decisiones es la diferencia entre la victoria y la derrota.

Pasando al último cuarto del partido, llegó el turno para Sean McVay. Era 4ª y UNA YARDA en su propia yarda 30, valga la redundancia. McVay no titubeó, y ejecutó un acarreo con su mejor jugador ofensivo, Kupp, quien consiguió siete yardas y la primera oportunidad.

Antes de esa jugada, LA había tenido situaciones en 2ª y 3ª con UNA YARDA, por avanzar que habían fracasado. Después del acarreo de Kupp, ejecutaron otras diez que los pusieron en la antesala de las diagonales. Era 2ª y gol, con UNA YARDA por avanzar.

Una vez más, la combinación de entre Matthew Stafford y Cooper Kupp fue una obra de arte por la ejecución perfecta bajo tremenda presión y LA tomaba una ventaja que tendrían que defender en el cierre del partido.

Cincinnati tuvo una última oportunidad. Burrow completó dos pases para 26 yardas y cruzaron el medio campo. Después del segundo pase a Tyler Boyd, era 2ª y UNA YARDA por avanzar, situación ominosa que evocaba recuerdos del campeonato de conferencia dos semanas atrás.

Burrow tuvo la oportunidad de completar un pase corto. Tenía dos receptores abiertos, un carril de pase sin obstrucción, y no estaba bajo presión. Optó por lanzar profundo en una situación en la que
claramente, Chase, su receptor favorito, no estaba en el mismo canal.

En 3ª y UNA YARDA, Samaje Perrine fue tackleado en la LDG por Aaron Donald y en 4ª y UNA YARDA, Donald presionó a Burrow quien se deshizo del ovoide pero no pudo completar la jugada. A Los Ángeles, sólo le quedaba liquidar el tiempo que restaba en el partido.

Los Ángeles Rams ganaron las disputas de UNA YARDA, quizás la razón principal de su merecida victoria en el SB LVI.

Tengo varias reflexiones del partido.

Cincinnati tuvo una temporada improbable, altamente exitosa a pesar de la derrota. Al igual que en los otros tres partidos de playoffs, no fueron el mejor equipo, pero estuvieron en posición para arrancar una victoria de las garras de su rival. En esta ocasión, no pudieron sobreponerse por varias razones.

La línea ofensiva, que permitió 51 capturas a Burrow en temporada regular, y 19 en postemporada, tuvo una segunda mitad desastrosa. En el primer tiempo permitieron sólo una captura y le dieron tiempo suficiente a Burrow, quien de cualquier manera se deshacía rápidamente del ovoide, lo cual era parte del plan ofensivo.

En la fase complementaria, la protección de Burrow se esfumó. Mucho fue debido a los ajustes defensivos de Raheem Morris. En el primer tiempo, cuando usaban su defensiva “nickel” (cinco en la defensiva secundaria), estaban en un esquema 4-2-5 (4 DL, 2 LBs, 5 DBs).

Los dos en la línea no cubrían al centro, Trey Hopkins, quien seguido se deslizaba en dirección a Donald ayudando a controlarlo.

En el segundo tiempo, la defensiva nickel cambió a 3-3- 5 (3 DL, 3 LBs, 5 DBs). Greg Gaines se alineó la mayoría de estas situaciones sobre Hopkins, ocupándolo e impidiendo que ayudara a sus guardias.

También sustituyeron a Troy Reader con Ernest Jones, quien es mejor jugador en cobertura y presionando. Donald, que se fue en blanco en el primer tiempo, terminó con cuatro tackleadas, dos detrás de la LDG, dos capturas y tres presiones, pudiendo, fácilmente, haber sido nominado el MVP del partido.

Nunca llegaron los ajustes de Taylor para contrarrestar la presión abrumadora de la línea defensiva de LAR.

En la mejor serie ofensiva que tuvieron en el partido, aquella de 12 jugadas para 75 yardas que culminó en TD, usaron varias veces personal con dos alas cerradas. En el pase de 75 yardas de TD en la primera jugada del tercer cuarto, también tenían dos alas cerradas y usaron máxima protección. Fueron esporádicas las veces que repitieron ese grupo de personal el resto del partido.

Burrow sufrió una lesión en la rodilla. Afortunadamente no fue de gravedad como en 2020, pero tienen que tomar cartas en el asunto. Es imperativo que la directiva refuerce la línea ofensiva. Es posible hacerlo como lo vimos con Los Ángeles Charges y Kansas City en 2021, y Cleveland en 2020.

De lo contrario, como lo he mencionado en numerosas ocasiones, Burrow podría correr la misma suerte de Andrew Luck.

Joe Burrow jugó bien a pesar del asedio que sufrió, pero en dos ocasiones cruciales, sin tener presión, tomó un par de decisiones equivocadas. La primera fue en la jugada de 4ª y UNA YARDA en la primera serie ofensiva, en la 49 de Los Ángeles Rams, cuando tenía completamente desmarcado a Tee Higgins por el lado derecho y forzó un pase hacia Chase.

La segunda, en la última serie ofensiva, en 2ª y UNA YARDA, cuando buscó otra vez a Chase en lugar de completar corto con Boyd o Higgins quienes estaban desmarcados para un pase fácil que habría mantenido viva una serie ofensiva para, por lo menos, estar en posición de empatar.

Sean McVay no tuvo su mejor juego mandando jugadas. En doce series ofensivas, no incluyo la última que fue en la formación “victoria”, abrió con acarreos, principalmente por el centro de la defensiva de Cincy, que no surtieron efecto.

Esos seis acarreos produjeron un total de quince yardas. En el partido, tuvieron 23 acarreos para 43 yardas. McVay no supo ajustar su plan de juego una vez que se lesionó Odell Beckham Jr., quien se estaba teniendo impacto en el partido habiendo tenido la recepción que abrió el marcador. Antes de su lesión, el derrotero del partido se perfilaba hacia una victoria aplastante.

En la última serie ofensiva McVay se redimió con una ofensiva en serie ejecutada a la perfección. Tomó la decisión de su carrera como “head coach” al jugársela en la antes mencionada jugada de 4ª y UNA YARDA desde su propia yarda 30.

Matthew Stafford y Cooper Kupp tomaron el control del partido y fueron la diferencia. Kupp completó cuatro pases en cuatro intentos en su dirección y tuvo el acarreo en 4ª para mantener viva esa serie ofensiva final. El pase de 22 yardas, lanzado por Stafford sin estar viendo a Kupp, fue simplemente, de antología.

LAR ganaron las situaciones de juego que normalmente marcan diferencia en el partido. En 3as oportunidades convirtieron 6 de 15 contra 3 de 14 de Cincinnati. Anotaron TD en sus tres viajes dentro de la yarda 20.

Cincinnati lo hizo sólo una vez en tres oportunidades. Una TD más habría definido el partido a su favor.

Después vino el detalle de Vernon Hargreaves al celebrar, en “chor y chancla”, en la zona de anotación después de la intercepción de Jessie Bates, resultando en un castigo de conducta antideportiva. En lugar de empezar la serie ofensiva en la yarda 20 faltando, 02:00 y teniendo sus tres tiempos fuera, comenzaron de la 10 teniendo que jugar conservadoramente.

En la jugada del último TD, en 2ª y gol con UNA YARDA a ganar, el esquema defensivo de Lou

Anarumo dejó a Cooper Kupp, quien tuvo la mejor temporada para un receptor en la historia de la NFL, en cobertura individual contra Eli Apple, un esquinero que ha sido inconsistente a lo largo de su carrera.

Detalle táctico que costó mucho.

Al final de un partido, en particular el Super Bowl, esos detalles pesan.

Se critica mucho el arbitraje. Coincido que se debió haber marcado interferencia ofensiva a Tee Higgins sobre Ramsey en ese pase de TD al inicio del tercer cuarto.

Creo que los árbitros erraron también en el “sujetando” que le marcaron a Logan Wilson en 3ª y 8. 4ª y gol, de la yarda ocho, habría sido más complicado para LAR. Además de esos errores, el arbitraje estuvo bien en general.

Les Snead y Sean McVay “apostaron la casa” con el canje por Matthew Stafford y fueron recompensados. La serie ofensiva que les dio la ventaja fue de quince jugadas en la que vimos a dos jugadores de extraordinario nivel, Stafford y Kupp, ejecutar bajo presión para lograr la merecida victoria.

¿Qué depara el futuro a ambos equipos?

Los momios de Las Vegas abrieron con Kansas City como el favorito, Buffalo es segundo, LAR es
tercero y Cincinnati cuarto
.

Cincinnati tiene un excelente núcleo de jugadores jóvenes y 57 MDD disponibles para la agencia libre. La defensiva fue excelente en playoffs. Logan Wilson es un futuro LB estrella. El objetivo principal será reforzar la línea ofensiva en tres posiciones, los dos guardias y el tackle derecho.

Lo intentaron hacer en 2020 con las contrataciones Xavier Sua-Filo en 2020, y Riley Reif en 2021, pero ambos se lesionaron. Reif será agente libre. Quizás tengan en Jackson Carman, 2ª selección en 2021, a su futuro guardia derecho, Tienen también que mejorar en la posición de esquinero.

Mike Hilton fue el mejor cubriendo a receptores internos, pero Chidobe Awusie y Eli Apple fueron tuvieron sus lapsos tanto en el Super Bowl, y durante la temporada. Stephon Gilmore, Joe Haden, Casey Hayward y Kyle Fuller serán agentes libres.

LAR tendrán que tomar decisiones difíciles. Están, por el momento, con un déficit de 14 MDD en el
tope salarial, el cual no ha sido definido, pero que se anticipa sea de 208 MDD. Von Miller, OBJ,
Brian Allen, Austin Corbett y Sony Michel
son agentes libres. Es posible que Andrew Whitworth se retire.

Del lado positivo, hay varios jugadores clave que regresan, Donald, de quien se habla se podría retirar aunque no creo que lo haga, Jalen Ramsey, Leonard Floyd, Greg Gaines y A’Shawn Robinson a la defensiva, y Kupp, Stafford, Robert Woods y Tyler Higbee a la ofensiva.

Finalmente, la Ofensiva en Serie saldrá cada dos o tres semanas durante el receso de temporada,
pero en su lugar publicaremos notas que escribí desde 2003. El archivo de la temporada 2021, y
las históricas que se vayan publicando, quedarán “on demand” en la página de Especialistas del
Deporte.

Los invito a suscribirse y apoyar este proyecto, 100% independiente, en el cual nuestro objetivo es
llevarles programas con la más alta calidad de producción y con un contenido serio, calificado y
ameno de varios colegas, y mío, en varios deportes.

¡¡Hasta la próxima!!

Recuerden que pueden ver todos mis videos de la temporada 2021-2022 y todo el archivo de OFENSIVA EN SERIE en mi perfil de Especialistas del Deporte.

CONTENIDO RELACIONADO

¿Recuerdas el "deflategate" de Tom Brady y los New England Patriots? Esta vez Raúl Allegre lo recuerda en el ARCHIVO de la OFENSIVA EN SERIE
En la NFL de hoy se espera que el QB gane los partidos con su nivel de juego. Quizás el mejor ejemplo lo tuvimos en el partido Dallas – Nueva Inglaterra