¿Qué está pasando con Lionel Messi? En el Inter Miami el misterio persiste

¿Qué pasa en el Inter Miami? Lio Messi está lesionado o al menos ese es el discurso oficial y lo único real es que el equipo se desinfla sin él

Por Especialistas del Deporte

MLS MIami Messi 1000-750

FORT LAUDERDALE, Fla.Drake Callender llegó a las instalaciones del Inter Miami el miércoles sin estar seguro de si Lionel Messi jugaría.

O al menos así lo cuenta Callender. “Fue cuando entré al vestuario”, dijo el portero de Miami cuando se le preguntó cómo se enteró de que Messi se perdería la final de la Copa Abierta de Estados Unidos del miércoles. «No vi su camiseta levantada y sabía que no sería parte del equipo titular».

Lo cual es algo difícil de creer, pero no inverosímil. El Inter ha envuelto la lesión de Messi en un velo de secretismo. Su estado ha sido incierto al ingresar a tres de los últimos cuatro juegos de Miami, y el club nunca ha especificado qué parte del cuerpo le molesta.

La suposición, antes del miércoles, era que la lesión de Messi era menor y su descanso algo preventivo. El Houston Dynamo, rival de Miami en la final de la Copa Abierta, se preparó el lunes y el martes como si Messi fuera a jugar, dijeron varios jugadores. Miles de aficionados se pusieron su camiseta con una expectativa similar.

Pero luego Messi no jugó. Miami perdió 2-1 ante Houston. Y al entrenador Tata Martino le pidieron que explicara.

“No era prudente que jugara, eso estaba claro”, dijo Martino en español. “Ni siquiera considerarlo por unos minutos. Porque estaríamos corriendo riesgos”.

Y en ese momento las preocupaciones aumentaron.

Si había un momento para correr riesgos era el miércoles. Martino había dicho el martes que si éste fuera un partido de liga estándar, Messi no jugaría; pero era una final, así que había una posibilidad. La puerta estaba abierta. Todos esperaban que Messi lo superara. Noventa minutos antes del inicio, cientos de esos portadores de camisetas se congregaron a ambos lados de dos barricadas, a través de las cuales pasaría el autobús del equipo y presumiblemente emergería el GOAT.

Pero uno tras otro, 18 jugadores de Miami bajaron del autobús hacia el muelle de carga al aire libre, y Messi no era uno de ellos.

Se podría pensar, a estas alturas, que los compañeros de Messi conocían su estatus. Cuando se le preguntó cuándo se enteraron, el defensa Serhiy Kryvtsov mencionó “ayer”, el martes, cuando ni Messi ni Jordi Alba participaron en el entrenamiento completo del equipo. «Su salud es más importante para nuestro equipo que el partido de hoy», dijo Kryvtsov.

Sin embargo, todavía había incertidumbre. Messi supuestamente realizó un programa de entrenamiento individual el martes. Mientras tanto, según se informa, Martino no realizó un recorrido con los posibles titulares. Dijo en su conferencia de prensa del martes que hablaría con Messi y esperaría hasta el miércoles para tomar una decisión. (Dixon Arroyo, el otro jugador de Miami que estuvo disponible para los periodistas después del partido del miércoles, no especificó cuándo se enteraron los jugadores que Messi estaría fuera).

Y ahora, con otro partido menos de 72 horas después del del miércoles, probablemente volverán a esperar.

Martino dijo en su conferencia de prensa posterior al partido que “sí, [Messi] seguramente jugará antes de que termine la temporada liguera”. El técnico argentino, con el que Messi tiene buena relación, prometió seguir yendo «partido a partido, [siguiendo] la situación para ver en qué momento el departamento médico nos dice que está en condiciones de jugar sin correr riesgos».

Martino reiteró el martes que la lesión de Messi no requeriría cirugía. De hecho, Martino se ha abstenido en gran medida de calificarlo como lesión. Primero lo describió como “fatiga” cuando Messi salió del partido de la semana pasada contra Toronto después de 36 minutos. Luego agregó que el problema es “tejido cicatricial”.

Martino, sin embargo, no ha confirmado mucho más. Al parecer, Messi está lidiando con los restos de una vieja lesión en el tendón de la corva derecho, una que lo ha molestado periódicamente a lo largo de su carrera. Pero Martino no ha dicho esto, ni ha indicado nada sobre la naturaleza del aparente agravamiento ni la gravedad.

Así que, naturalmente, ha sido criticado por su manejo del asunto. El martes lo presionaron sobre el secreto.

“Estás hablando del mejor jugador del mundo y tengo que divulgar algo que podría modificar el plan de juego de nuestro oponente. ¿Por qué dar esa información si puedo guardármela para mí? respondió Martino.

A él y al mediocampista Sergio Busquets también se les preguntó sobre el impacto en los aficionados que compran entradas, muchos de los cuales pagaron sumas de tres o cuatro cifras para ver jugar a Messi.

“Sé que su presencia interesa a la gente a la hora de comprar entrada o no”, reconoció Martino. “Lo que queremos es intentar ganar el partido. Se gana el juego siendo mejor que el oponente, pero son pequeños detalles los que pueden hacer que las cosas funcionen mejor para nosotros”.

Busquets dijo, en parte: “No somos máquinas ni robots, ¿verdad? Nos gustaría jugar cada partido, cada minuto, no tener lesiones, no tener fatiga. Pero hay algo que no podemos controlar”.

A Messi, según todos los indicios, le hubiera encantado jugar el miércoles. En cambio, vestía un traje completamente negro y se desplomó en su silla a nivel del campo mientras sus compañeros de equipo se desplomaban ante la derrota. El implacable calendario de Miami ya lo había alcanzado y ahora parece estar arrastrando a todo el equipo.

“Lo que vi”, dijo Martino después de la derrota por 2-1, “fue un equipo agotado”.

Y ahora se reanudará la carrera por los playoffs. El sábado recibirán al NYCFC, un competidor directo por los dos puestos de comodín de la conferencia este. Viajarán a Chicago para otro partido burbuja de playoffs el próximo miércoles.

Martino ha comparado cada partido con otra final, porque Miami debe borrar un déficit de cinco puntos en sus últimos cinco juegos para completar un cambio sorprendente y llegar a la postemporada. Pero el hombre que inspiró ese cambio, Messi, es ahora el hombre cuya salud nubla sus alguna vez grandes esperanzas.

Varios jugadores de Miami declararon lo obvio después de la derrota del miércoles: que Messi, el mejor jugador de todos los tiempos, es importante para ellos. Pero su disponibilidad, señaló Kryvtsov, es «una cuestión que corresponde al personal médico».

CONTENIDO RELACIONADO