Renuncia toda la selección femenina de futbol de España

Las campeonas mundiales de la Selección española de futbol renunciarán al equipo mientras no deje su cargo Luis Rubiales en la RFEF

Por Especialistas del Deporte

Espana-Rubiales-1000-750

El presidente de la Real Federación Española de Futbol, Luis Rubiales se negó el viernes a dimitir por agarrar la cabeza de la jugadora estrella Jenni Hermoso y besarla en los labios después de la victoria de España en la Copa Mundial Femenina, lo que llevó a la selección nacional a un motín y al gobierno a denunciar sus «acciones machistas».

En un comunicado conjunto enviado a través de su sindicato FUTPRO, las 23 miembros del equipo ganador de la copa, incluida Hermoso, así como otros 32 miembros del equipo, dijeron que no jugarían partidos internacionales mientras Rubiales siga siendo presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

En el mismo comunicado, Hermoso negó la afirmación de Rubiales de que el beso que le dio en la ceremonia de entrega de medallas después de que España venciera a Inglaterra 1-0 en la final en Sydney, Australia, fuera consensual.

«No tolero que se ponga en duda mi palabra y menos que se inventen palabras que no he dicho», escribió.

Posteriormente, en unas declaraciones en las redes sociales el viernes, Hermoso añadió: «Me sentí vulnerable y víctima de agresión. Simplemente no me respetaban».

Dijo que la RFEF la había sometido a «presiones continuas para justificar las acciones del señor Rubiales«. Añadió que el incidente fue «la gota que colmó el vaso» de una larga lista de situaciones que las jugadoras llevaban años denunciando.

La federación, que no ha respondido a sus últimos comentarios, convocó una reunión de emergencia el viernes en la que se esperaba que Rubiales dimitiera. Pero en cambio, dijo repetidamente que no renunciaría y se quejó de que «falsas feministas» estaban «intentando matarme».

Calificó el beso como un «pequeño beso» que fue «espontáneo, mutuo, eufórico y consensual». También afirmó que le preguntó a Hermoso si podía besarla y que ella le dijo «OK».

«¿Un besote consensuado me va a sacar de aquí? No dimitiré. Lucharé hasta el final», dijo Rubiales, de 46 años, provocando aplausos del público predominantemente masculino.

Los comentarios y reacciones de la audiencia fueron ampliamente despreciados en las redes sociales.

Las críticas al comportamiento de Rubiales tras la victoria de España se han ido acumulando a lo largo de la semana, y la ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz, calificó su discurso del viernes de «inaceptable».

Escribió en las redes sociales: «El gobierno debe actuar y tomar medidas urgentes: se acabó la impunidad de las acciones machistas. Rubiales no puede continuar en el cargo«.

La ministra de Igualdad en funciones, Irene Montero, dijo que el fiscal del estado y el consejo deportivo estatal CSD deberían actuar para proteger a Hermoso.

La FIFA abrió el jueves un procedimiento disciplinario contra Rubiales después de que Hermoso dijera en un comunicado que su sindicato estaba trabajando para defender sus intereses y que tales actos «nunca deberían quedar impunes».

RESPUESTA DEL GOBIERNO

El Gobierno, que no puede destituir a Rubiales, intentará su suspensión mediante un procedimiento judicial ante un tribunal deportivo, dijo a la prensa el presidente del CSD, Víctor Francos.

«Queremos que todo esto sea un ‘Yo También’ del fútbol español», afirmó Francos, añadiendo que el CSD podría suspender a Rubiales durante la investigación si el tribunal está de acuerdo.

Si se puede demostrar que el beso no fue consentido, Rubiales podría incluso ser juzgado bajo una ley de violencia sexual introducida por los gobernantes socialistas el año pasado.

Las cuestiones de género se han convertido en un tema destacado en España en los últimos años. Decenas de miles de mujeres han participado en marchas callejeras en protesta por el abuso y la violencia sexuales.

El gobierno de coalición ha presidido reformas legales que incluyen la igualdad salarial, el aborto, el trabajo sexual y los derechos de las personas transgénero.

«Esto es inaceptable. Se acabó. Estamos contigo, compañera Jenni Hermoso», dijo su compañera Alexia Putellas en X tras la reunión federativa del viernes.

Algunos jugadores masculinos también protestaron.

Borja Iglesias, del Real Betis, que jugó por última vez con España en 2022, dijo en X que no se presentaría a la selección «hasta que las cosas cambien y este tipo de actos no queden impunes».

En el evento del domingo, Rubiales también fue visto agarrándose la entrepierna en celebración mientras estaba junto a la reina Letizia en un palco del estadio, por lo que se disculpó el viernes.

El sindicato internacional de futbolistas FIFPro dijo en un comunicado que había escrito a la UEFA, de la que Rubiales es vicepresidente, solicitándole que iniciara un procedimiento disciplinario. La UEFA declinó hacer comentarios.

Rubiales se reunió con miembros clave de la federación poco antes de la asamblea y les habló de sus planes de no renunciar, según una fuente de la federación.

El único que se opuso fue Rafael del Amo, presidente del comité nacional de fútbol femenino, quien dijo que dimitiría en protesta.

CONTENIDO RELACIONADO