Sotomayor, rey cubano del salto de altura, se aferra a la corona después de 30 años

Los récords se hicieron para romperse, aunque esto todavía no aplica para la marca mundial de salto de altura de Javier Sotomayor que sigue vigente

Por Especialistas del Deporte

Cuba-Javier-Sotomayor-1000-750

Los récords se hacen para romperlos, dijo el rey mundial del salto de altura e ídolo internacional, Javier Sotomayor, sonriendo detrás de lentes oscuros mientras el feroz sol caribeño caía a plomo sobre el Estadio Panamericano de La Habana.

Sin embargo, a los 55 años, el atleta cubano larguirucho y sin pretensiones ahora está celebrando la tercera década en la que su salto récord de 2.45 metros sobre la barra de salto de altura al aire libre en Salamanca, España, en 1993, sigue siendo inigualable.

Incluyendo su récord mundial anterior de 2.43 m bajo techo en Budapest cinco años antes, Sotomayor cuenta con 35 años como poseedor del récord mundial, aunque el título al aire libre sensible al clima tiene más pesa a nivel internacional.

Sotomayor se lanzó por primera vez a la cima del salto de altura del mundo en 1988, antes de superarlo con un salto de 2.44 m en San Juan, Puerto Rico, al año siguiente.

Si bien su récord no ha sido batido desde Salamanca, no ha sido por falta de rivales que esperan arrebatarle la corona.

«Hubo una competencia muy fuerte entre nosotros en cada etapa», dijo Sotomayor a Reuters en una entrevista. «Ellos fueron los culpables de mi salto de 2.45 metros».

Los culpables incluyen al sueco Patrik Sjoberg, quien una vez estableció el récord mundial en 2.42 m, así como al kazajo Igor Paklin y al estadounidense Charles Austin, con marcas personales de 2.41 m y 2.40 m respectivamente.

“Hoy con 2.33 o 2.34 metros eres medallista de oro y medallista en cualquier competencia, ya sea a nivel mundial u olímpico”, dijo Sotomayor.

No obstante, dos atletas más jóvenes han amenazado su título: el qatarí Mutaz Essa Barshim con un salto de 2.43 m en Bruselas y el ucraniano Bogdan Bondarenko, que saltó 2.42 m en Nueva York, ambos en 2014, hace casi una década.

Ahora secretario de la federación de atletismo de Cuba, Sotomayor también asesora a su hijo Jaxier, quien saltó 1.99 m en España a los 15 años, y organiza un evento anual de salto de altura para niños en honor a su difunto entrenador, José Godoy.

“Me siento muy feliz y orgulloso de tener aún la gloria de ser el plusmarquista mundial después de tantos años”, dijo Sotomayor. «Viviré con ese orgullo, y continuará incluso después de que alguien me supere».

La entrevista de Javier Sotomayor con Nelson Acosta en La Habana se publicó primero en Reuters.

CONTENIDO RELACIONADO